lunes, 16 de junio de 2008

DE PADRES E HIJOS

Para que no se asusten, no se trata de un decir sobre la serie de televisión, es un pensar sobre los padres y los hijos y comencemos sobre los padres.

Dichosos los que tuvimos o algunos tienen padres que montaban, si los que montaban a caballo o montaban en bicicleta o montaban en bus o montaban en el carro o ya montan en el Metro. Pero se preguntaran porque montar y les voy a tratar de explicar esto.

Hablaban de montar porque las cosas no eran productos de amasar fortunas sino de un trabajo arduo, montaban a caballo pero no eran montadores porque estos surgieron para el placer de los ricos hacendados, montaban en bicicletas de pueblo en pueblo o de vereda en vereda, se vinieron para la ciudad y montaban en bus, algunos el esfuerzo los llevó a comprar un carro y montaban en carro porque los empresarios conducían, y ya por ultimo están los que montan en Metro, se me olvidaba que existen los que montan en motocicleta.

Por qué tan importante son estos, pues eran los padres proveedores, un tanto toscos en su trato, de afectos mudos y de una cantidad de malos ejemplos, pero que en su imaginario siempre tuvieron por encima a sus esposas pero no era este el rol importante porque el más importante era el de madres de sus hijos y por desgracia hacían distinción entre los legítimos y los “de la calle”. Estos señores se quebraron el lomo en sus pequeñas parcelas, en las oficinas, en la obra o en la calle, aquellos que calculaban y hacían montoncitos con la quincena y distribuían las pequeñas “fortunas” en las necesidades y el futuro de sus hijos, porque estos carentes de haberes millonarios sabían que lo único que podían dejarnos eran el estudio y nosotros, los hijos de estos trabajadores incansables, no podíamos estar cambiando de carrera o perdiendo años pues sabíamos que plata para repetir no había. Recuerdo que perdí quinto de bachillerato y las preguntas fueron claras y sencillas: ¿Le hizo falta algún libro?, ¿tuvo algún problema con los profesores?, ¿le hicieron falta clases de refuerzo?, y la ultima ¿usted es bobo o tiene alguna cosa que no le deja entender las clases? Ante todas las respuestas negativas la sentencia fue contundente pues le voy a pagar el otro año, pero estudia con los mismos libros y sepa y entienda que ya se gasto la plata del algo y así repetí quinto sin platas para el algo, esa era la pedagogía de estos seres, simple y efectiva.

Que bueno haber sido hijo de uno de estos seres, mi admiración para los borrachitos de carne asada o pollo bajo el brazo los viernes, aquellos de amigos hasta la muerte y respeto por sus creencias y sus mayores, aquellos que nunca vendieron sus almas y siempre tuvieron la frente en alto, y que hasta el último momento compraron el mercado, pagaron los servicios y en fin sacaron hasta donde más pudieron a aquellas familias que tenían un solo televisor, un solo radio, y donde siempre se comía en el comedor y todos a una misma hora.

Bueno ahora que soy padre quiero decir: ¡que vivan los hijos pobres¡ si señores que vivan los hijos sin plata para comprar regalos porque siempre salen con algún detalle que sale del alma, todos hemos recibido el regalito que hacen en el colegio y ese es muy lindo, quién no tiene el pisa papel o el porta lápiz hecho de material de desecho, pero cuando crecen y siguen plasmando sus sentimiento en papel es el mejor regalo del mundo, estos no son de catálogo ni es lo que está de moda ni se compra en los centros comerciales en fin el TE QUIERO PAPI es mil veces mejor que un carro enviado porque los viajes no permiten estar junto al “viejo”, o el jean que esta de moda y que “a mi papá se le ve tan lindo” pero que el hombre siente distinto a sus gustos, o en fin el par de medias de siempre o el sombrero o el regalo promocionado por PROFAMILIA una examen de próstata, no joda gracias por preocuparse por nuestra salud pero el día del padre no es una fecha para recibir de regalo un pase para que le metan a uno el dedo por el culo, en fin todo aquello que se compra con dinero no puede superar esas muestras de cariño autentico, pues cual padre ha olvidado esas primeras sonrisas y aquellos abrazos dados sin motivos y solo por esa única razón: Nos amaban, éramos sus héroes pues no había alguien ni más alto ni más fuerte ni más inteligente que nosotros, LOS PAPÁS, aquellos que gracias a Dios no tenemos el cariño de nuestros hijos por aquella relación umbilical de madre-hijo sino que nosotros si sabemos que el cariño se gana.

Así pues que vivan los padres de verdad, estos que no son mudos como los nuestros, pero que tienen el tiempo y el saber para distinguir que un juego de balón es mejor que el mejor equipo electrónico para jugar solo, y que vivan los hijos que entendieron el mensaje y no esperaron a que muriera el padre para decirle que él tenía toda la razón.

1 comentario:

  1. No conocia tus facetas de filosofo, nos gusta mucho como te espresas, como escribes, mesurado conservador y justo, eso vale mucho en una persona. Felicitaciones y sigue pa' delante.

    ResponderEliminar